Acompaño a personas y organizaciones a construir vidas con significado, a contactar con su liderazgo para favorecer
el cambio y el desarrollo personal.
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

27 jul. 2014

UNA REFLEXIÓN DE OSHO

 "Todo el mundo tiene miedo, tiene que ser así. Pero la vida funciona de manera que tienes que tener miedo. Las personas que pierden el miedo, no lo pierden porque se vuelvan valientes, ya que una persona valiente sólo está reprimiendo su miedo; en realidad, no es que no tenga miedo. Una persona pierde el miedo cuando acepta sus miedos. No es una cuestión de valentía. Simplemente es analizar los hechos de la vida y darse cuenta de que es natural tener miedo. ¡Uno acepta los miedos!

El problema surge cuando quieres rechazarlos. Te han enseñado unos ideales ególatras: «Sé valiente. » ¡Qué tontería! ¡Bobadas! ¿Cómo puede un hombre inteligente evitar tener miedo? Si eres estúpido no tendrás miedo. El conductor del autobús toca la bocina mientras tú estás en medio de la calle, sin pasar miedo. O te va a embestir un toro y tú estás ahí de pie, sin pasar miedo. Pero ¡eres estúpido! Un hombre inteligente tiene que apartarse del camino.
Si te conviertes en un adicto y empiezas a buscar serpientes en un matorral, entonces tienes un problema. Si no hay nadie en la carretera pero tienes miedo y sales corriendo, entonces tienes un problema; si no, el miedo es algo natural.
Cuando digo que pierdas el miedo, no me refiero a que no habrá temores en la vida. Llegarás a darte cuenta de que el noventa por ciento de los miedos son pura imaginación. El diez por ciento son reales, y tienes que aceptarlos. No convierto a la gente en valientes. Los vuelvo más receptivos, sensibles, atentos, y su atención es suficiente. Se dan cuenta de que sus miedos también pueden servir de peldaños. No te preocupes, ¿de acuerdo?"                                                   Tomado de: Osho




30 dic. 2013

CLAVES DEL AMOR INCONDICIONAL DE LOS INDIOS HOPI



Eres único, diferente de todos los otros.

Sin reserva ni duda, permito que estés en el mundo como eres, sin un pensamiento o palabra de juicio...

No veo error alguno en las cosas que puedas decir, ni hacer, sentir y creer porque entiendo que te estás honrando a ti mismo al ser y hacer lo que es verdad para ti.

No puedo recorrer la vida con tus ojos ni verla a través de tu corazón.

No he estado donde tu has estado ni experimentado lo que has experimentado, viendo la vida desde tu perspectiva única.

Te aprecio exactamente como eres, siendo tu propia y singular chispa de la Conciencia Infinita, buscando encontrar tu propia forma individual de relacionarte con el mundo.

Sin reserva ni duda, te permito cada elección para que aprendas de la forma que te parezca apropiada.

Es vital que seas tu propia persona y no alguien que yo u otros piensen que "deberías" ser.

En la medida de mi capacidad, sin denigrarme o ponerme en un compromiso, te apoyaré en eso.

No puedo saber lo que es lo mejor para ti, lo que es verdad para ti o lo que necesitas, porque no sé lo que has elegido aprender, cómo has elegido aprenderlo, con quien o en qué periodo de tiempo.

Solo tu puedes sentir tu excitación interna y escuchar tu voz interna - yo sólo tengo la mía.

Reconozco que, aunque sean diferentes entre si, todas las maneras de percibir y experimentar las diferentes facetas de nuestro mundo, todas son válidas.

Sin reserva ni duda admito las elecciones que hagas en cada momento.

No emito juicio sobre esto porque es imprescindible que honre tu derecho a tu evolución individual, porque esto da poder a ese derecho para mí y para todos los otros.

A aquellos que elegirían un camino que no puedo andar o que no andaría, y aunque puede que elija no añadir mi poder y mi energía a ese camino, nunca te negaré el regalo de amor que Dios me ha concedido para toda la creación.

Como te amo, así seré amado.

Así como siembro, recogeré.

Sin reserva ni duda, te permito el derecho universal de libre albedrío para andar tu propio camino, creando etapas o manteniéndote quieto cuando sientas que es apropiado para ti.

No puedo ver siempre el cuadro más grande del Orden Divino y así no emitiré juicio sobre si tus pasos son grandes o pequeños, ligeros o pesados o conduzcan hacia arriba o hacia abajo, porque esto sólo sería mi punto de vista.

Aunque vea que no haces nada y juzgue que esto es indigno, yo reconozco que puede que seas el que traiga una gran sanación al permanecer en calma, bendecido por la Luz de Dios.

Porque es el derecho inalienable de toda vida el elegir su propia evolución, y sin reserva ni duda reconozco tu derecho a determinar tu propio futuro.

Con humildad, me postro ante la comprensión de que el camino que veo es mejor para mi no significa que sea también correcto para ti, que lo que yo creo no es necesariamente verdad para ti.

Sé que eres guiado como yo lo soy, siguiendo tu entusiasmo interno por conocer tu propio camino.

Sé que las muchas razas, religiones, costumbres, nacionalidades y creencias en nuestro mundo nos traen una gran riqueza y nos procuran los beneficios y enseñanzas de tal diversidad.

Sé que cada uno de nosotros aprende en nuestra manera única para devolver ese amor y sabiduría al TODO.

Entiendo que si sólo hubiese una forma de hacer algo, sólo necesitaría haber una persona.

Apreciaré tu luz interna única te comportes o no dé la manera en la que considero que deberías, aunque creas en cosas que yo no creo.

Entiendo que eres verdaderamente mi hermano y mi hermana, aunque puede que hayas nacido en un lugar diferente y creas en diferentes ideales.

El amor que siento es por absolutamente todo lo que ES.

Sé que cada cosa viva es una parte de una conciencia y siento un amor profundo por cada persona, animal, árbol, piedra y flor, por cada pájaro, río y océano y por todo lo que es en el mundo.

Vivo mi vida en servicio amoroso, siendo el mejor yo que

pueda, haciéndome más sabio en la perfección de la Verdad Divina, haciéndome más feliz, más sano, y cada vez más abundante y gozoso.

Aunque a lo largo del camino puede que me gustes, sienta indiferencia por vos, o me disgustes, no voy a dejar de amarte, de honrar tu singularidad y de permitirte ser tu.

Esta es la llave de la paz y armonía en nuestras vidas y en nuestra Tierra porque es la piedra central del Amor Incondicional.

( Tomado de Mujer Nagual. Facebook)


11 oct. 2013

CAMINA NUESTRA PALABRA

Uno de mis maestros a través de los años fue  Frank Cardelle, quien dedico su vida al servicio de la humanidad y llevando un mensaje claro de conciencia, amor y hacerse cargo. 

Nos enseño que es necesario realizar nuestro propio viaje, hacia el interior de cada uno y que es allí donde nos encontramos con quienes somos. Sus enseñanzas siempre nos invitan a ir a nuestros corazones y a construirnos desde el adulto que hay en cada uno de nosotros. Hoy les comparto uno de sus mensajes:


CAMINA NUESTRA PALABRA

Si lo que yo digo  ES  lo que yo hago
entonces mis palabras tienen VALOR Y SIGNIFICADO.
Si  yo te pido que  confíes
en lo que yo digo y en lo yo hago,
entonces yo puedo ganar tu RESPETO.
Si yo gano tu    RESPETO
por lo que yo digo y por lo que yo hago,
Entonces yo puedo recibir tu AMOR
Si yo recibo tu amor
por lo que yo digo y por lo que yo hago,
Entonces yo puedo invitarte a que me sigas
Y yo puedo SEGUIRTE.
PERO .....…………
Si lo que yo digo   NO ES   lo que yo hago
entonces mis palabras NO  tienen VALOR Y SIGNIFICADO.
ENTONCES CUANDO te pido que confíes
en lo que yo digo y en lo que yo hago,
yo NO  puedo ganar tu RESPETO.
Entonces cuando  yo NO ME PUEDO ganar tu respeto
por lo que yo digo y por lo que yo hago,
NO PUEDO    RECIBIR tu AMOR
ENTONCES CUANDO yo NO PUEDO recibo tu AMOR
por lo que yo digo y por lo que yo hago,
YO NO TE PUEDO invitar a que me sigas y
Yo NO PUEDO SEGUIRTE.       
                                                           Frank David Cardelle
            

30 sept. 2013

TALLERES DE CRECIMIENTO PERSONAL EN COLOMBIA

Durante el mes de junio y julio estuve en Colombia acompañando varios talleres de crecimiento personal, dirigidos  “a las personas que ayudan a otros” y el “arte de aprender y desaprender en nuestras vidas”

En el primero, hicimos énfasis en qué, quien ayuda, necesita saber ayudarse a sí mismo, pues cuando lo logra, su vida fluye con libertad, su alma está en paz y la humildad se convierte en su propio maestro.

 En este taller descubrimos las necesidades y motivaciones acerca de la ayuda y  aprendimos a respetar nuestros procesos y los de los otros, así como también a tener en cuenta, que no somos los salvadores del mundo y por ello la salvación comienza por cada uno.

Este taller fue organizado y avalado por el Neuroscience & Coaching Institute y tuvimos entre nosotros a su Director Doctor Luis Gaviria Vélez.  

En el arte de aprender y desaprender en nuestras vidas, conseguimos detenernos, mirar los caminos que habíamos recorrido, dar gracias por lo aprendido y decidir cómo elegir seguir viviendo y construyendo. Desde aquí revisamos el sentido de aprender y desaprender y con cuales herramientas contamos para ello.

Ambos talleres tuvieron lleno completo y uno de ellos fue necesario repetirlo. Tuvimos entre nosotros a psicólogos, coaches, trabajadores sociales y diferentes profesionales de la ayuda.

Muchas gracias a todos y a cada uno, por darme permiso de acompañarlos y la oportunidad que me brindaron de seguir aprendiendo. Fue un placer regresar al país donde nací y sentir que podía seguir compartiendo lo que he ido aprendiendo en mi camino.